entrenamiento-futbol

 

Ante todo debemos hacer hincapié en la especificidad del entrenamiento para poder lograr los objetivos pretendidos que serán aplicados al juego ó partido. Por consiguiente, los ejercicios del entrenamiento deben imitar los más estrechamente posible los parámetros de la tarea para inducir adaptaciones que pudieran ser transferidas más eficientemente a la disciplina deportiva. Los principales parámetros que deben tenerse en cuenta son: (a) el patrón de movimiento y la postura, (b) el tipo de contracción, (c) la magnitud de la carga, y (d) la velocidad de la contracción o el movimiento. Otro factor a tener en cuenta es la genética del individuo que tiene un papel importante en el trabajo que queramos hacer en él.

 Al hablar de la programación, lo primero que debemos definir es el propio término programación. Por ello, nos preguntamos: ¿Qué es una programación? Una programación es la expresión de una sucesión o serie ordenada de esfuerzos que guardan una relación de dependencia entre sí.

Dado que hemos utilizado el término esfuerzo, debemos pasar a continuación a definirlo. Un esfuerzo es el grado real de exigencia en relación con las posibilidades actuales del sujeto. A esto le llamamos carácter del esfuerzo (CE).  Por tanto, si hablamos de entrenamiento de fuerza, el carácter del esfuerzo será la relación entre lo realizado (número de repeticiones por serie que hace el sujeto ante una carga absoluta dada) y lo realizable (el número de repeticiones que podría hacer en la serie ante la misma carga

absoluta).

Las variables fundamentales que configuran la carga de entrenamiento son el volumen, la intensidad y el ejercicio realizado. Una vez seleccionados los ejercicios a realizar, la tarea de determinar la carga de entrenamiento queda reducida a la manipulación del volumen y de la intensidad. De estos dos, el más determinante es la intensidad, ya que condiciona el volumen que se puede realizar. Por ello, nosotros nos centraremos en el estudio de la intensidad.

La velocidad de ejecución es una variable de gran importancia a tener en cuenta en el entrenamiento de fuerza, especialmente cuando éste va dirigido a la mejora del rendimiento en cualquier especialidad deportiva. La velocidad de ejecución es un elemento determinante de la intensidad, debido a que tanto las exigencias neuromusculares como los efectos del entrenamiento dependen en gran medida de la propia velocidad a la que se desplazan las cargas. Cuanto mayor sea la velocidad conseguida ante una misma resistencia, mayor será la intensidad, y esto influirá en el efecto de entrenamiento.

La velocidad de ejecución alcanzada en cada repetición podría ser la mejor referencia para estimar y expresar el esfuerzo real realizado por el deportista durante el entrenamiento de fuerza.

Por tanto, el carácter del esfuerzo es o expresa la propia intensidad y grado de carga, y viene determinado por dos indicadores: a) por la diferencia entre las repeticiones realizadas y las realizables, y b) por el número de repeticiones que se pueden realizar dentro de la serie.

CONCEPTOS Y APLICACIONES PRÁCTICAS EN EL ENTRENAMIENTO DE LA FUERZA:

 Últimamente se está utilizando con mucha frecuencia el concepto “entrenamiento de potencia”. Realmente, siempre que hay mejora del rendimiento hay mejora de la potencia, porque la mejora del rendimiento significa que el propio cuerpo, algún objeto o ambas cosas se desplazan a mayor velocidad, y esto necesariamente significa un aumento de la potencia. Es decir, no existe un “entrenamiento de potencia”, sino entrenamientos que permiten aplicar más fuerza ante la misma carga (entrenamientos que permiten mejorar la fuerza máxima ante una misma carga), lo cual siempre va a significar desplazar la misma carga a mayor velocidad y, por tanto, generar mayor potencia. Entrenar con la carga con la que se alcanza la máxima potencia puede mejorar la potencia en el propio ejercicio que se entrena, pero esto, por una parte, no asegura que también se mejore la potencia en el ejercicio de

competición, y, por otra, la mejora en el propio ejercicio que se entrena será por poco tiempo, si la carga que se utiliza para entrenar no permite mejorar también la fuerza máxima.

TIPOS DE FIBRAS MÚSCULARES:

Los músculos generan la fuerza y la resistencia que nuestro cuerpo va a necesitar a la hora de realizar cualquier actividad. Son los encargados de mover los huesos y con ello todo nuestro cuerpo. Por este motivo, y para entender mejor su funcionamiento es necesario saber los tipos de fibras por las que están compuestas los músculos, que serían las fibras de contracción lenta y las fibras de contracción rápida que cada individuo posee en diferente proporción, pues no existe un número exacto para las mismas, ya que esto tiene mucho que ver con la genética de cada uno.

Todos los músculos del cuerpo contienen ambos tipos de fibras, y la proporción de éstas en cada uno no es siempre igual, por lo que tenemos más facilidad de trabajar con un músculo que con otro o de realizar un tipo de acción o ejercicio que otro. Las características de ambos tipos de fibras quedan determinadas en una fase temprana de la vida, ya que se trata de algo que establece la genética. La manera de diferenciar un tipo de fibra u otro es a través de la unidad conocida como neurona. En el caso de las fibras de contracción lenta una neurona inervaría a un grupo que va desde las diez a las ciento ochenta fibras, mientras que en las de contracción rápida una sola neurona inervaría a un grupo de fibras que va de trescientas a ochocientas.

Las cualidades de las fibras son diferentes y están bien definidas. En el caso de las fibras de contracción lenta son aquellas que tienen una gran resistencia aeróbica. No se trata de fibras preparadas para explosionar a la hora de vencer una carga o un peso, sino que están preparadas para optimizar la energía y aprovecharla al máximo, haciendo que resistamos más frente a una determinada actividad. Por ello estas fibras se utilizarán a la hora de realizar actividades de baja intensidad en las que la resistencia es esencial. Un claro ejemplo son las pruebas de maratón, en las que es necesario hacer acopio de la resistencia corporal.

Cuando nos referimos a fibras musculares de contracción rápida nos referimos a tejidos que no están preparados para resistir, sino para producir energía rápida de manera anaeróbica. La fuerza que generan es elevada y rápida, pero su nivel de resistencia es bajo, por lo que enseguida se fatigan. Por ello que se utilicen a la hora de llevar a cabo pruebas breves en las que el requerimiento de energía rápida de explosión es máximo. Estas fibras son las que se movilizan a la hora de elevar una carga o cuando corremos distancias cortas en poco tiempo para obtener los mejores resultados.

Por este motivo no todos nosotros estamos preparados de la misma manera para el desempeño de una actividad o de otra, y es que a pesar de que tenemos los dos tipos de fibras en nuestro organismo, siempre resaltaremos más en un tipo de actividad y tendremos nuestro organismo predispuesto mejor a la hora de llevar a cabo un tipo de ejercicio. Al fin y al cabo nada podemos hacer frente a la genética y sus caprichos.

ESTRUCTURA DEL ENTRENAMIENTO:

 Existe  una fuerza base, una fuerza-coordinación y una fuerza específica para el fútbol .Existen distintos modelos para el desarrollo de cada fuerza que pueden ser aplicados en distintos momentos y niveles.

 

Modelo de estructura de la jerarquía del rendimiento

 

RENDIMIENTO DURANTE EL PARTIDO

 

 

Comportamiento en competición

(estructura superficial)

EFECTIVIDAD EN EL PARTIDO

Acciones en el partido

 

 

1º PLANO

EXPLICATIVO

Acciones positivas

 

Acciones negativas

 

CAPACIDAD DE JUEGO

 

 

 

2º PLANO

EXPLICATIVO

Capacidades

condicionales y

coordinativas

(capacidades

físicas)

Táctica

Capacidades

Habilidades

Acciones

Técnica

Habilidades

tecnomotoras

(Habilidades específicas

del fútbol)

 

FACTORES PSICOMORALES-VOLITIVOS

Estabilidad psíquica, motivación para el rendimiento, espíritu de lucha,

constancia, confianza en uno mismo, deportividad, resistencia, etc.

 

 

ESTADO DE RENDIMIENTO

(estructura profunda)

FACTORES FISICOS

Características

anatómico-biológicas,

capacidades

fisiológicas.

Particularidades

corporales,

sistema cardiovascular,

musculatura

FACTORES SOCIALES

Capacidades de

comunicación y cooperación,

popularidad, relaciones con

jugadores, contrarios,

espectadores, entrenador,

disciplina táctica

FACTORES

SENSO-COGNITIVOS

Capacidades sensitivas

cognitivo-intelectuales.

Anticipación

(movimiento propio,

movimiento contrario,

situación de juego)

agilidad mental.

Concentración distribución,

visión general del

juego y focalización.

Sistema nervioso central,

analizadores, musculatura,

cumplimientos tácticos.

3º PLANO

EXPLICATIVO

(Condiciones

del rendimiento)

PARAMETROS ANATOMICOS, FISIOLOGICOS, BIOQUIMICOS Y NEUROFISIOLOGICOS

 

 

 

FACTORES EXTERNOS

 

 

 

 

EXTERIOR DEL CAMPO

Aspectos socioeconómicos,

históricos, políticos.

 

INTERIOR DEL CAMPO

Comportamiento de los contrarios.

Decisiones arbitrales, desarrollo

del juego, espectadores.

 

 

 

La fuerza de base, como norma, es la fuerza que tiene el futbolista gracias a la estructura anatómica. Un futbolista que tiene mayor sección transversal de fibra muscular, tiene mayor fuerza rápida. Esta fuerza de base podríamos decir que es hereditaria y que va en la estructura muscular de cada persona. Nosotros nos encontraremos con muchos futbolistas con diferentes estructuras y paquetes musculares, si los testamos tendremos un primer indicador de la capacidad para generar fuerza.

Sin embargo, pasamos a un segundo nivel donde podremos expresar no todo la fuerza que tenemos, sino un porcentaje menor, se trata de la fuerza-coordinación. En fútbol son habilidades técnicas es que el músculo tiene que desarrollar fuerza con un modelo coordinativo. En este modelo coordinativo no da tiempo a expresar toda la capacidad de fuerza. En fisiología existe el concepto de la especificidad del entrenamiento: sabemos que el músculo está compuesto de unidades motoras, entonces, hay músculos que tienen un umbral de excitación en un movimiento y en otro movimiento parecido tienen menos umbral de movilización de unidades motoras. Esto plantea que el músculo aprende a reclutar las unidades motoras y las fibras musculares en función de un patrón específico que él aprende. Este es el aprendizaje nervioso que tiene el músculo, por eso se llama fuerza-coordinación. Como norma general, nosotros en fuerza-coordinación en fútbol planteamos cuatro criterios básicos, que son los movimientos que va a efectuar el futbolista para solucionar los problemas del partido: acelerar, golpear, realizar cambios de dirección y desacelerar. Básicamente, son las funciones en las que el futbolista demuestra la utilización de unos modelos o patrones elementales para construir el modelo de rendimiento.

About these ads

About RG

Physical Education Teacher Football Coach Boys Football Coach Nutrition Planning Coach

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s